miércoles, 29 de octubre de 2008

EL SACRISTÁN

Sentado en la última fila de la iglesia, escuchando a medias lo que decía el padre Ramiro, no es que estuviera mal el audio, lo que pasa es que no soy de poner mucha atención en misa. Además el padre siempre decía lo mismo en el sermón, ¡arrepiéntanse pecadores, hijos de la mala vida, prefieren tomar una cuba que ayudar al señor, pero recuerden hermanos hay un dios, que nos vigila y sabe lo que hacemos! En fin el chiste era quitarle los pesos a la gente.
Saliendo de misa me puse a comer gorditas, y viendo la cantina frente a la iglesia me dieron ganas de echarme un trago, sólo para refrescar el gaznate. En eso llegó una señora con su hijo, y le dijo: - padre pues verá usted, me da mucha pena pero dice jacintito que cuando viene al catecismo usted lo toca y lo besa. ¡hija que estás diciendo! Yo sé que no es cierto padre, igual y es cosa del chamuco para poner a la gente en contra de usted. A ver hija, mañana trae a jacintito al medio día para hablar con él.
Al día siguiente el padre estuvo cerca de una hora hablando con jacinto. Al salir el padre dijo: hija, temo decirte que jacinto fue tocado y más. por alguien. ¿por quién padre? – me duele decirlo hija pero fue por Anselmo el sacristán. ¡Maldito! Gritó soltando el llanto, todo el pueblo se enteró y fueron a buscar a Anselmo, encontrándolo en la Terminal de autobuses, iba llegando de ver a su madre, cuando lo tomó la multitud, y lo golpearon hasta dejarlo casi muerto, lo llevaron a la iglesia, el padre salió y le dijo: dios te perdone hijo mío, ojalá y salga el diablo de tu alma. ¿de qué habla? Hijo abusaste de los niños que vienen al catecismo y eso no tiene perdón. ¡no sé de que habla, padre!
El padre se acercó para darle la bendición y al oído le dijo: es tu cabeza o la mía, dios te guarde en su gloria por salvarme. El sacristán lleno de furia pateó al padre en los testículos diciéndole, ¡cómo serás cabrón e hijo de puta! El padre cayó al suelo por el golpe y dijo: dios te perdone hijo, no sabes lo que haces. El diablo se apoderó de tu alma.
¡Saquémosle el diablo a chingadazos! Se escuchó de entre la multitud. Y fue como le dieron un linchamiento santo al sacristán.
Ahora todos los años se da una misa, por el eterno descanso de Anselmo, para que su alma esté en paz.
Hermanos, estamos reunidos para orar por nuestro hermano Anselmo, quien ayudó por muchos años a la iglesia, a todos ustedes, a todo aquel que pedía su mano. Lástima que el diablo tomó su alma, pero así como fue con él, puede pasar con cualquiera de ustedes, por eso hermanos ¡arrepiéntanse de sus pecados!, ¡oren!, ¡pídanle que los cuide! Y ustedes ayúdenlo también hermanos, hagamos un templo más hermoso, grande, que el señor se sienta orgulloso de ustedes. Bueno ahora pasaré la charola, recuerden dad y se os multiplicará.

lunes, 27 de octubre de 2008

HIPOCONDRÍACO


Reflujo, gripa, dolor de cabeza, migraña, intoxicación, fiebre de malta, fiebre amarilla y creo que también la enfermedad de las vacas locas. Todas estas enfermedades las ha tenido mi gran amigo Gustavo. Todo comenzó unas vacaciones en unas playas vírgenes, donde no había muchas vírgenes por las escenas que se veían en la noche. Recuerdo que habíamos preparado un cebiche para comer, mostrando nuestros dotes de cocineros. Nos quedó horrible. Comimos de este fino platillo, y rogamos porque no nos enfermáramos, mi amigo Gustavo platicando con una persona de la costa le contó del platillo, el sonriendo y a modo de broma le dijo igual y les dieron mantarraya. Se quedó espantado y llegó a donde teníamos la casa de campaña diciendo – nos dieron mantarraya, a ver si no nos enfermemos. Fuimos a dormir todos, y como a eso de las dos de la mañana, escuche un grito ¡toro, toro! Despertándome, salí de la casa de campaña y le pregunté ¿Qué pasa? No puedo respirar acompáñame a ver un doctor, fuimos caminando rumbo al cuartel militar que se encontraba a unos tres kilómetros, acompañados también de una pareja de estudiantes de medicina, que iban a auxiliarnos en el camino, en caso de que Gustavo cayera intoxicado.
Al llegar al cuartel militar le explicamos al soldado lo que pasaba, y lo pasaron de inmediato a enfermería para ponerle una inyección, no recuerdo la sustancia, pero mi amigo les dijo que estaba intoxicado por comer mantarraya, regresamos al campamento y al día siguiente a mi pueblo porque no se sentía bien Gustavo.
Otra ocasión en un partido de fútbol americano, se lastimó el hombro, fue a la cruz roja y ahí le dijeron que no tenía nada, él fue a sacarse una radiografía para asegurarse y se la llevó a otro doctor, que afirmó lo dicho por la gente de la cruz roja- salió y molesto dijo: -no saben, seguro tengo fisura o algo por el estilo iré con un especialista. El cual confirmó lo dicho por la cruz roja y el médico.
Pasó lo del hombro y se enfermó de reflujo, pobre muchacho bajo cerca de veinte kilos, dormía sentado, con la puerta de su cuarto abierta al igual que la ventana para que entrara el aire, quitó alfombra, cortinas etc. Fue a que lo checara un médico y le dijo: -usted está curado, a lo qué el respondió. ¡Cómo curado si me siento mal! Así sigue con esa rara enfermedad hay momentos en los que me dice que se siente mal pero lo mejor es no hacerle mucho caso, así se le olvida que se siente mal.

Cantoa mi Madre

CANTO A MI MADRE
Cuantos años han pasado,
Aún te llevo en mi recuerdo
Te fuiste siendo un chiquillo
y me cuidas desde el cielo.

Recuerdo los diez de mayo,
tu regalo entre mis dedos
Sosteniéndolo con fuerza
Queriendo que fuera un sueño.

Recargado en aquel árbol,
Te contaba mis anhelos,
Extrañaba tu cariño,
Te buscaba viendo el cielo.
Han pasado muchos años,
Aun estás en mi recuerdo.

Te pido que me protejas
Cuídame desde el cielo,
Con tus trinos y tus salmos
Esperemos un encuentro.
Donde me tomes la mano.
y me regales un beso.
¡Hoy te canto pecho abierto!
Con lágrimas de alegría
se cumplirá mi gran sueño
de tomarte entre mis brazos.
Regalándote mis besos,
Ofreciéndote un canto,
Con la música del cielo.
Han pasado muchos años
aún te llevo en mi recuerdo,
¡te ofrezco este humilde canto!
Y te muestro mis anhelos,
Te pido tu bendiciónCon la música del cielo.

jueves, 23 de octubre de 2008

GUADAÑAS



En este sin fin de historias que cuento y seguiré contando, ahora les hablaré, de alguien más famoso que el mismo presidente. “el guadañas” apodo que le pusieron los jóvenes de la cuadra, ya que todas las noches se tomaba una botella de vino, como tenía una nariz un poco grande, se parecía mucho a la guadaña que usaban para cortar la alfalfa.
Cada que pasaba don guadañas, los chicos gritaban entre ellos ¡aguas con la guadaña! Ya le está sacando filo en el suelo, no nos vaya a cortar, ajajá…

Era singular el guadañas, agradable, ese caminar como si imitara el movimiento del péndulo de la iglesia. Siempre en compañía de su fil amigo, compañero, compadre, hermano “el lobo” peroo pastor alemán que seguía a su amo guadañas por doquier.
-el lobo es el animal mas listo que hay, lo he enseñado a leer, sólo que aún no lo enseño a hablar.

Un día de eso malos igual que en los cuentos, el lobo no apareció y guadañas preocupado salió a buscarlo, a altas horas de la noche, no tuvo noticias de él. Dicen que don guadañas no durmió en varias noches, tomaba más que lo de costumbre. Ya a punto borracho, soltaba las lágrimas diciendo: -¡lo secuestraron, desgraciados! Levantándose y guardando la botella en la bolsa del pantalón, sacudiendo las lágrimas con su brazo salía diciendo ¡lobo! dónde estás? En eso volteó y vio una pequeña perrita callejera con gran cantidad de perros siguiéndola, y cortejándola a su modo, entre ellos el lobo, mugroso, flaco, pero con las orejas paradas al igual que la cola y sacando el pecho, con tal de quedar bien con su hembra, guadañas alegrado, con lágrimas y un nudo en la garganta. Sólo gritó ¡pendejo estás bien, mira nomás andabas de cabrón con una perra, ese es mi hijo!

EL GRANOS

Respetado en todos los lugares, se puede hablar con él de cualquier tema. Política, arte, ciencia, deporte etc.
Este personaje tiene sólo un defecto, virtud para otros, ser amante de la vida nocturna, bares, antros, tugurios y todo lugar donde el ambiente sea después de las once de la noche.
Por las chicas de la vida galante o de la buena vida, es respetado, honrado, venerado, puesto que es uno de los clientes más constantes y dedicados. Cabe destacar también muy educado para con ellas. Cuando alguna pide algo éste complace cualquier capricho. Diciendo: mm...... lo que necesites mi niña y ellas después le pagaban el favor con dinero, sonrisas, caricias o cualquier otro.

Un día platicando me dice:
-mm… mira toro, es una delgada línea la que tienes que cruzar, no pasa nada, son puros mitos urbanos.
Siendo un muchacho de quince años, me terminó mi novia de primer año de secundaria, sufrí como no tienes idea, hasta que un compañero y muy amigo de la preparatoria me dijo: -¡aliviánate, ya cambia esa cara! Llevándome así con las chicas de la vida galante.
Me armé de valor y entré, una de ellas me impactó con tanta hermosura, aún recuerdo su hermosura.
-Tranquilo nene, sólo déjate llevar por tus sentimientos, será fácil.
Salí a los siete minutos. Con una cara de felicidad, con el tiempo fui durando más, más y más tiempo. Ahora ya todas me conocen, tenemos una linda amistad y como lo he dicho es cosa de cruzar esa delgada línea.
Es tan admirado que tienen el cuadro de mi amigo granos en el hotel. Se le quedó tal apodo porque un día se llenó de granos su virilidad, él dijo que fue porque le cayó mal un pescado que comió una noche antes. Todas las chicas antes de salir del hotel, besan su dedo, después lo llevan al cuadro justamente en la boca del granos seguido de un guiño. Dicen que si hacen esto, el cuadro las llenará de energía que tendrán excelente día y buena paga.

miércoles, 22 de octubre de 2008

Lustrando la Vida

LUSTRANDO LA VIDA

¡Uy jefe estos partidos del color azul! Ya no quieren que uno trabaje, me han corrido del kiosco, del mercado, ya nomás falta que no me dejen dar grasa aquí, afuerita del templo.
Así le digo, a mi prima rosita; la corrieron de vender tamales en la mañana, quesque daba mala vista a la ciudad, pero ella vendía de cinco de la mañana a seis, que es cuando pasan los obreros de la fábrica, ¿creé que alguien admire la ciudad a esa hora? Pero como no tenía pa darles su mochada semanal, mejor la quitaron, diciéndole, ¡esta es una avenida principal, así que mejor vaya a vender a otro lado!

Dicen que este gobierno ha bajado los índices de pobreza y delincuencia y es cierto. Yo mismo lo he comprobado, mire usted, la gente cada día está más jodida. ¿Entonces los ladrones a quién le robarán? Y pos como cada día hay menos lana, las personas terminan muriéndose y gracias a esto hay menos pobres.

¿Usted que opina? Antes que hable y me de su opinión, deje le hablo del empleo, porque dicen que es el sexenio de éste. ¡cómo que sexenio del empleo y no hay chamba ajajá!
Cada día se van más paisas al otro lado, pero lo peor es que llegan hasta el otro ladototote, pos andan tan hambreados que al cruzar el desierto no aguantan y son alimento de los zopilotes, y los qe cruzan por el rio, se les olvida que no saben nadar y terminan ahogados, como mi primo Juan. –¿murió al pasar?-no el se ahogó en alcohol.

Yo por eso, cada que me levanto, antes de salir de mi casa me persigno y me encomiendo a mi morenita, le digo: virgen querida yo sé que el cielo estará lleno de pobres, pero dile a tu hijo que no se mande. Que deje que caigan uns monedas en mi bolsa. Se las devolveré el domingo, a la hora de las limosnas. Y viera que no me va tan mal, hay días en que llego a comer hasta dos veces.

Le voy a mostrar un gran truco que usamos los pobres, toma dos o tres tortillas, le pone un bistec con salsa, hace el taco y lo muerde, pero en cuanto de la mordida, jala el bistec por la parte de atrás del taco, pa que no se lo coma, así engaña al estomago de que ha comido varios tacos de carne cuando en realidad solo comió uno, bueno eso si no lo guarda pal día siguiente.
Bueno jefecito he terminado, son veinte pesitos, pero como me cayo a todo dar se la dejaré en quince.
Pagué con un billete de veinte, a lo que me respondió. ¡uy no tengo cambio, le debo cinco pesitos, sirve que regresa pa seguir con esto de la polaca! ¡cuídese mucho, tenga un buen día y mejor mano!

martes, 21 de octubre de 2008

ESTADIO

¡Dios está de mi parte! Es quincena, fin de semana, partido de fútbol y mi vieja fue a visitar a su santa madre.
¡Qué fila tan larga, así cuando entraré al estadio en un buen lugar!

Llegando a taquilla, pido mi boleto para sombra, y la señora que estaba atendiendo, con dulce voz, al igual que la chicharra que traen los de la porra me dice: no hay de sombra. –bueno uno de sol le dije: no hay me contestó con su tierna voz. –bueno ¿para qué parte hay? Para ninguna están agotadas todas las entradas.

Molesto fui caminando, pensando en que mi día no valía la pena, en eso se acercó un vendedor y me dijo:-tengo unos boletos exclusivos para entrar hasta las primeras filas, ¿Qué vale? Pregunté a lo que el muy vivaz me contestó ochocientos y por cien más te doy la playera casi original del equipo y la playera trae bordada a la virgen del charco, famosa por apoyar a nuestro equipo.
-¡muy caro! le doy quinientos y ni un peso más, con voz segura le dije: uy jefe es pior no ver el juego. !Es la final adelantada, el pronóstico dice que ganarña nuestro equipo, además en la tele y radio se oye que es el partido del año, que digo año siglo! Me convenció y le dije: le doy cincuenta más. Híjoles bueno solo porque es pa las medecinas de mi jefita santa.

Sonreí al ver mis dotes de empresario, llegué a la puerta entregué el boleto al pasar, el policía me dijo: -es falso amigo, que vivo salió, me lo tendré que llevar pal botellón a que siga viendo el partido allá desde los palcos. ¡qué, si acabo de comprar al señor que está allá! Bueno al que estaba allá, imagino que corrió rápido a comprar las medecinas que me dijo.,Mire amigo lo puedo dejar ir pero pos ayúdeme que yo lo ayudaré, me bajó trescientos pesos, pero me dejó pasar al estadio, dijo que andaba de buenas.
Por fin estaba en el juego, capoyando a mi equipo. Pedí una chela bien helada al cubetero, sentándome a ver el juego.

¡gooooool! Gritó el estadio a coro, todos nos levantábamos coreando el gol, las lágrimas casi salían de nuestros rostros, pero nos aguantábamos.

El equipo contrario, tira a gol, pega en la mano de un defensa y el árbitro pita y marca penal en contra nuestra.¡Árbitro ciego, tuerto, visco, animal! Me dejé llevar y grité a todo pulmón ¡árbitro hijo de puta! Ah que descansada me di, solté todo el coraje que llevaba dentro de mi ser. Se cobra el penal, el portero para el tiro y suena el pito del árbitro nuevamente, porque se adelantó el portero. Rechiflas y bolsas con agua comenzamos a lanzar al centro del campo. –pedimos guarden compostura, es un partido de futbol no una pelea dijo el sonido local, todos callamos y esperamos a que tirara nuevamente. Silencio de muerte, ni una mosca hacía ruido. Cobró y volvió a fallar, todos corrimos, brincamos, saltamos, reímos, y mentamos cuanta cosa pudimos, nos fuimos con el buen sabor de la victoria, del gol, empapados por cerveza y agua de riñón pero con paz en el alma, puesto que dije y grité todo lo que no puedo decir en casa
video
video

EL CIRCO

Deambulando por las calles, llegué a un pueblito muy pintoresco, En la esquina se podía ver una anciana vendiendo, quesadillas y gorditas. Mientras las personas que caminaban cerca, podían escuchar su grito a pecho abierto diciendo: ¡gorditas, quesadillas, de frijoles, huevo, huevo con frijoles, frijoles con huevo o combinada, pásele se acaban y no se venden!
Fui explorando el lugar, hasta llegar al centro y ver el jardín principal, su kiosco, y tantas flores rodeándolo. De pronto me encontré frente a la iglesia, ¡qué torres más lindas! Mientras el badajo golpeaba la campana fuertemente llamando a todos los fieles a misa.

Volteé y vi un curioso letrero frente a la iglesia “El Circo” era la cantina del pueblo la cual me causó asombro y risa por el nombre y su ubicación frene a la iglesia. Las campanas seguían llamando a misa, como buen católico, apostólico, romano, mexicano e hijo de dios que soy, me persigné y entré a la cantina pensando. Señor discúlpame por entrar a este lugar, pero recuerda que tú, convertiste el agua en vino. ¿Entonces también te gustaba el trago o no?

Armado de valor y con la bendición del todo poderoso, entré lentamente puesto que uno no sabe las cosas que puedan ocurrir en un lugar de estos.

Era el primer cliente, el cantinero me recibió con estas palabras: -¡bienvenido a esta su cantina, se ve que usted no es de aquí, ¿de dónde viene? Bueno eso no importa, mientras visite el circo y tenga para pagar todo sale sobrando.

Tomé una silla, pedí la carta, -¿cuál carta? Dijo el cantinero aquí nomás hay cerveza y tequila y la especialidad de la casa “el circo”. -Me trae una cerveza de favor dije en tono educado. Regreso con la cerveza bien fría y pidiéndome quince pesos, puesto como era nuevo en el pueblo, no sabía si tenía para pagar. Le di un billete de veinte a lo que recibí cinco vueltos.


Se abrieron las puertas, dando entrada a dos tipos tan curiosos, uno alto, tan flaco que los huesos estaban casi fuera de la piel con un bigote grueso y tres pelos como barba. Haciendo lucir su hombría, el otro un chaparrito, regordete que llevaba un peinado tipo libre y se veía que uso medio pomo de vaselina puesto que su pelo brillaba igual que el sol.
- Yo invito la primer ronda dijo el chaparrito a lo que el alto respondió – gracias Macrovio, eres puro corazón.

Poco a poco se fue llenando la cantina, llegó el grupo de cuatro señores con traje, puro en la boca, pidiendo tequila y un dominó en la mesa.

En otra mesa padre e hijo platicando. El padre tenía una sonrisa que le llenaba la cara. –Estoy orgulloso de usté mijo, se me va a casar, le daré unos cuantos consejos pa que no se lo bailen.
-si apá, lo escucho, pniendo cara de asombro ante tal sabiduría que tenía su padre.
- Mire mijo; a las mujeres ni todo el amor, ni todo el dinero, y enveces una desempolvadita, pa que no se crean más que uno.
También le dirás que cuando te levantes tiene que estar el desayuno preparado, leche, café, jugo, huevos frijoles y si hay bisté pues bisté ¡ah, y los huevo tienen que ser con tocino! Porque el desayuno le dará la energía pa poder trabajar todo el día. Y recuerde usté no le pega a su mujer, sólo la alecciona.
-Si apá, dijo el muchacho maravillado ante los sabios consejos que daba el padre.- pero ¿cómo es que usté me dice estoy y cuando habla, mi amá levanta la voz un poco y usté siempre hace lo que ella dice?- Mmmmmmm calla hijo usté no pregunte, bueno le contestaré nomás pa que vea que buen padre soy, yo le hago caso a su madre nomás pa que valore la calidad de marido que soy.

Ja ja ja……Compadre chúpele y luego pistea ajajá, asté siempre tan alburero compadre. ¡música ! dijo uno de los compadres , pero pues no había trío, mariachi. Orquesta, sinfónica ni sinfonola. –Aquí está la guitarra dijo el cantinero pero hace falta quién la toque.
-ahí esta chucho cuerdas, cosa de despertarlo y darle un trago y alueguito se pone a tocar.

Pasando un rato lograron despertarle y convencerle de cantar y tocar.

- Buenas las tengan y mejor las pasen, yo ¡chucho cuerdas les tocaré mi música para que les llegue hasta adentro! Calma a dentro del corazón, no sean mal pensados, sólo que hay un problema, no veo claro y como que me raspa la garganta, en eso uno de los compadres le llevó un trago de tequila.

-Así cambia la cosa, dice chucho, haciendo sonar la guitarra, ojalá les guste ésta, haciendo unas mímicas con algo de picardía, y la gente del circo soltó la carcajada.
Chucho cuerdas cantó unas cuantas canciones que a todos los de la cantina, nos dieron ganas de llorar, puesto que todo el mundo tiene alguna huella en el corazón y más acompañado de alcohol. Cabe destacar que chucho así como estaba borracho, sucio, sin rasurar tenía una voz extraordinaria.

Terminó de cantar y dijo: he terminado, canta chucho se escuchó de una mesa.
-No veo claro, estoy igual de seco que las plantas que están en el jardín rodeando al kiosko.
La mandé un par de cubas, agradeció quitándose el sombrero y diciendo si gusta una canción, pídala con gusto lo complaceré.

-Échate la que le gusta a mi señora, a lo que chucho respondió con gran habilidad. – a ella le gusta la del vecino, desgraciadamente no está aquí, así que mejor le aviento la introducción de échate como un perro. La cantina entera rió, al oír las palabras de chucho.

No había tomado mucho, así que me acerqué al cantinero, cuestionándole el por qué el nombre.
-tome una copa de circo y lo sabrá
¿Qué cuesta? A lo que me respondió la mínima cantidad de cincuenta pesos.

Tomó una copa grande de esas cocteleras, le puso tequila, brandy, ron, mezcal, granadina, menta, jarabe, y no se cuantos vinos más. Que esos nunca los vendía, sólo los ponía en la bebida.

Me tomé la copa y después de unos minutos, me dio vueltas la cabeza., la lengua se me trababa, los pies no tocaban suelo y casi al llegar a la puerta, escuché un grito del cantinero. ¡ey amigo, se llama circo porque uno sale rebotando, bailando, dando maroma y teatro y con cara de payaso, como se va usted ahorita! A lo que todos rieron a carcajadas.

jueves, 16 de octubre de 2008

locura

Caminando solo, sin su alma, su misma sombra lo había abandonado, daba pasos lentos pero constantes, encerrado en su mundo, de sueños, vivencias. Recordando sufrimientos en la vida, pero también alegrías que esta tiene. Así soltaba una lágrima junto con una sonrisa y gracias a esto permanecía su camino por el mundo.

De pronto, ve una mujer, caminando por ahí, hablando no sabe de qué, no entendía sus palabras, puesto que estaba admirado y su cerebro bloqueó cualquier sentido que pudiese tener excepto la vista.

Para él fue lo más grandioso, era bella, especial, esa mirada fija, penetrante, que se mete en tus pupilas como el clavo en la madera, y aunque le logres sacar ha dejado ya una huella.

Fue entonces cuando en el caminar ella quedó frente a él, temblándole a él el cuerpo, y a ella su corazón, callados por un instante, sólo se escucha el viento de la noche, todo se queda en calma. Ellos mirándose como dos chiquillos. Hablando sin decir una palabra, todo por medio de miradas, de sonrisas, de lágrimas y unos cuantos suspiros.

Cantan los grillos de noche, parecía como si festejaran aquel encuentro, entre más tiempo se ven, más fuerte cantan los grillos, luciéndose en su concierto.

Pasa una que otra alma y los miran desde lejos, todos los juzgan de locos, y siguen en su camino de soberbia, ira, rencor, dinero, lujos, vestidos, y ellos por no desear lo mismo siguen siendo los locos.

El estira su mano, ella clava más fuerte su mirada en la de él, pero toma la mano, no han dicho una sola palabra de su boca, y emprenden ese camino, y se alejan poco a poco dejando atrás toda sombra, siguen cantando los grillos y al mismo tiempo, comienzan las campanas de la iglesia, y el cielo se une al coro dejando caer el agua, con tal fuerza que se convierte en un concierto de la naturaleza, siguen caminando, cansados ha pasado tanto tiempo, que ella se acuesta en el suelo, el se quita su camisa se la pone de cobija, empapados, solos, sin hablar una sola palabra, la temperatura baja muchos grados el agua se vuelve hielo, el se acuesta junto a ella y le pasa una mano por su cuerpo, abrazándola, cerrando también sus ojos.
El cielo ha quedado mudo, las campanas no se escuchan, el viento sigue soplando, mientras los grillos les cantan una canción de cuna para nunca despertar.